sábado, 21 de febrero de 2015

Redes de contratación (sesgadas) en las universidades americanas

Infoporn: Las facultades universitarios tienen un grave problema de diversidad
Por Marcus Woo - Wired


Estas redes de contratación muestran la insularidad de la facultad de contratar en tres campos académicos. Cada punto representa una institución, con líneas que representan el flujo de la facultad entre ellos. Según sea más prestigiosa la universidad (va desde la izquierda), la red se pone más agrupados e insulares. Aaron Clauset, Samuel Arbesman, Daniel B. Larremore

Para ser profesor es pertenecer a un grupo selecto-un club de información privilegiada donde desaparecen los puestos de cuerpos docentes universitarios. No es ningún secreto que un diploma de fantasía puede ayudar a los graduados a competir por los codiciados puestos. Pero mientras trabajaba en su doctorado y contemplando sus perspectivas de carrera, el informático Aaron Clauset quería saber cuánto peso de prestigio un alma mater -del MIT, de Stanford, o de Harvard- portaba. Así que decidió sumergirse en él mismo los datos.

Clauset y un par de amigos de la escuela de posgrado se comenzaron a reunir información sobre quién está contratando a quién. Después de un descanso en el proyecto, en el que se graduó y obtuvo un puesto en la facultad de la Universidad de Colorado en Boulder (sí, se unió al club), Clauset comenzó de nuevo a reclutar a sus nuevos estudiantes en busca de ayuda. Ellos invirtieron tres años en el acaparamiento y el análisis de la contratación de los datos de la informática, los negocios y los departamentos de historia, la recogida de información sobre 19.000 cargos docentes en toda América del Norte.

Sus resultados: 71 a 86 por ciento de todos los profesores provenían de sólo una cuarta parte de las instituciones encuestadas. En informática, a sólo 18 instituciones producen la mitad de los puestos de trabajo del profesorado. "Esencialmente, los trabajos de la facultad están reservados para un pequeño número de egresados ​​de un pequeño número de instituciones", dice Clauset.

Pero eso no es necesariamente malo, ¿verdad? Las universidades de prestigio son supuestamente el mejor, por lo que no deben sus egresados ​​ser el mejor también? No es así, dice Clauset. El desequilibrio es demasiado rígido para ser basado en el mérito. Contratación académica se apoya fuertemente en nombre de reconocimiento, sesgar las decisiones de las universidades hacia prestigiosa, instituciones sólo marca como contratar en muchas otras industrias.



Estos gráficos muestran donde se contratan graduados de los más prestigiosos programas de informática, destacando los graduados del MIT. El gráfico de inferior ubica a las instituciones en orden creciente de prestigio hacia la izquierda. Aaron Clauset, Samuel Arbesman, Daniel B. Larremore

Tecnología como, por ejemplo. El estudio de Clauset muestra un fuerte sesgo de contratación en los departamentos de ciencias de la computación, y muchas personas perciben el mismo insularidad en las empresas de tecnología contratan mayores CS. "Ellos comparten el problema de dar consideración preferencial a consideración, a veces casi exclusivo graduados de las mejores universidades", dice Catherine Ashcraft, investigador en el Centro Nacional para las Mujeres y Tecnología de la Información.

Ahora, eso no es del todo cierto. WIRED hizo su propio análisis de los datos de LinkedIn, y encontramos que las principales empresas de tecnología reclutan de muchas de las instituciones que no suelen ser considerados de élite. Microsoft, por ejemplo, obtiene la mayor parte de sus trabajadores de la Universidad de Washington, que está cerca de la sede de la compañía en Redmond, Washington. De Apple contrata de Stanford y Berkeley, sino también de Cal State Poly y cerca de San Jose State.

Pero eso no significa que la tecnología está libre de sesgo-todas estas empresas siguen contratando una mayoría de empleados de un pequeño conjunto de escuelas, ya sea a causa de prestigio o de proximidad. Google todavía contrata a un montón de empleados de Stanford y Berkeley, así como Carnegie Mellon, UCLA, y el MIT, que toda gracia la parte superior de los citados / odiados estadounidense World & News Report rankings mucho.

¿Qué significa eso para empresas como Google y Facebook? Bueno, como universidades, significa que están contratando una gran cantidad de la misma clase de gente, una y otra vez. Y eso significa menos diversidad de opinión, de formación técnica y cultural, de ideas, de talento.

Esas prácticas son también los que hacen la diversidad de género (racial y étnica y) tan difícil de conseguir. Contrata basado en la familiaridad, ya sea una escuela de marca, o tal vez, sus cromosomas sexuales y se termina con una fuerza de trabajo homogénea. Google, por ejemplo, tiene una base de empleados en todo el mundo que es sólo el 30 por ciento mujeres. Ese número se reduce a 17 por ciento cuando se consideran sólo los trabajos técnicos. Y el mismo problema existe en el mundo académico, Clauset dice: "Sólo el 15 por ciento de los profesores de informática es una mujer."

No sólo eso, pero el análisis de Clauset muestra que las mujeres en ciencias de la computación tienen más dificultades para encontrar puestos de trabajo del profesorado de calidad. La mayoría de los graduados tienden a conseguir trabajo en una institución de menor rango que la que asistieron. Pero en la informática (y las empresas), las mujeres tienen que conformarse con puestos de trabajo en las escuelas clasificadas en especial bajo la caída en el ranking entre su alma mater y su nuevo empleador fue de 12 a 18 por ciento mayor que para los hombres. "Me sorprendió que la diferencia era grande, ya que es", dice Clauset.

Los sesgos en las prácticas de contratación son profundas, por lo que si las empresas y universidades quieren cambiar estas tendencias, tienen que hacer frente a la diversidad de frente. "Si queremos mejorarlo, vamos a tener que hacer un esfuerzo concertado, consciente de cambiarlo", dice Clauset. Él piensa extender su análisis a la inserción laboral en la industria de la tecnología podría ayudar a las empresas encontrar la manera de mejorar los índices de diversidad y retención.

Pero eso requiere de datos que las empresas tendrían que divulgar. "Si hay gente en la industria de la tecnología que quieren colaborar, estoy dispuesto a hablar con ellos", dice. Y el primer paso no es conseguir cegado por el famoso nombre en los talones diploma o si su solicitante lleva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada